Acciones desde la Escuela de Química y Farmacia

El profesor Juan Francisco Collao nos ha informado acerca del impacto que la labor de la
Escuela de Química y Farmacia ha tenido en la emergencia, detallando las actividades que han desarrollado durante la última semana.
Una vez desatada la tragedia, y tan pronto se establecieron los albergues, académicos con el título de Químico Farmacéutico y estudiantes de la Escuela acudimos a los albergues Escuela Grecia, Escuela Alemania, Parroquia San Juan Bosco y Centro Cultural El Trafón, para apoyar la labor de la Droguería CORMUVAL, quienes establecieron farmacias con medicamentos para satisfacer las necesidades de salud de los albergados. Este apoyo fue ampliamente reconocido por los equipos de salud de los albergues y se mantiene hasta el día de hoy.
Luego de dos días, observamos que el número de albergados disminuía en forma sostenida, lo que evidenciaba que una vez extinto el fuego las personas estaban regresando a sus propiedades y nos surgió la duda de si los enfermos crónicos estarían tomando sus medicamentos o no. Debido a lo anterior, un grupo de alumnos de cursos superiores, liderados por quien suscribe, nos internamos en el Cerro La Cruz en busca de pacientes crónicos, para asegurarnos de que continuaran su tratamiento para así evitar descompensaciones.
Como era de suponer, encontramos gran cantidad de enfermos crónicos, los que invariablemente no estaban dispuestos a dejar sus propiedades para ir a buscar su tratamiento (está ampliamente descrito en la literatura que para el paciente, la continuidad del tratamiento no tiene la misma prioridad que para el profesional de salud).
Pese a la dificultad de tener que bajar al plan de la ciudad y luego volver a pié hasta la cima del cerro, logramos entregar unos 50 tratamientos a vecinos del sector El Vergel, lo que fue recibido de muy buena manera por quienes se sentían completamente abandonados por el estado (recordemos que por ese entonces no había casi presencia del estado en los cerros). En el sector de El Vergel, nos encontramos con un equipo médico del consultorio Quebrada Verde con quienes nos instalamos a trabajar en una junta vecinal.
Desde ahí seguimos haciendo la labor de identificar a los crónicos y entregarles su terapia junto con asesoría para un uso seguro y efectivo de los medicamentos. Tal fué el éxito de la intervención que pronto los equipos de salud de la CORMUVAL comenzaron a imitar nuestra acción, ya que se dieron cuenta de que si no lo hacían, se les vendría una avalancha de descompensados y no darían abasto para tratarlos a todos.
Cabe destacar que la labor ha sido reconocido tanto por la jefatura de la Droguería como por los equipos de salud en terreno y la comunidad. Más allá de la catástrofe vivida en Valparaíso, existen muchas razones por las cuales las personas no siguen su tratamiento; el Químico Farmacéutico es un profesional idóneo para apoyar al equipo de salud en cumplir el objetivo de mantener compensados a los pacientes crónicos, y en el largo plazo podemos ser de mucha ayuda a la comunidad de El Vergel, quienes ya nos reconocen por haber sido los primeros en llegar en su auxilio de forma totalmente desinteresada.
Juan Francisco Collao PhD
Doctor en Práctica y Política Farmacéutica
Jefe de Carrera
Escuela de Química y Farmacia
Facultad de Farmacia
Universidad de Valparaíso
Gran Bretaña 1093, Playa Ancha
Valparaíso, 2360102.
Fono: +56 32 2508115